Gira

Sábado, 12 de Agosto de 2017 11:01 hrs.

La Selección Sub 17 se sumerge a pies descalzos en la cultura de India

El pueblo de Hillsboro, próximo a las canchas de entrenamiento que usa la Selección de Hernán Caputto en Portland, disimula un templo hindú erigido para la comunidad india que vive en el sector.

Restan unos dos meses para que Chile participe en la Copa Mundial Sub 17 de la FIFA-India 2017... Y es en ese contexto que la visita realizada por la escuadra dirigida técnicamente por Hernán Caputto cobra tanto realce. La Roja Sub 17, que este sábado juega su segundo amistoso ante Estados Unidos en Portland, Oregon, aprovecho para conocer el Templo Balaji, respaldado por el HECSA, considerado como un centro religioso, cultural y educacional hindú en América del Norte, establecido en Portland debido al crecimiento de la población india en el estado de Oregón.


Una vez finalizado el entrenamiento del viernes por la tarde (noche en Chile), la delegación nacional se desvió un par de kilómetros del complejo deportivo de Nike para conocer el templo y, de alguna manera, saber de cerca la importancia de los valores culturales  de India, país que en menos de cincuenta y cinco días, este grupo de jóvenes arribará a Calcuta, llamada “La ciudad de la alegría”, debido a la amabilidad de sus habitantes.


Cordialidad que quedó en evidencia una vez que el grupo de seleccionados Sub 17 fuera recibido por la comunidad religiosa quienes, los invitaron a conocer el mandir o templo y explicarles de manera resumida cómo es la vida de una de las civilizaciones más antiguas del mundo.


Si bien ya había comenzado el preámbulo de la ceremonia, con los rezos o praarthana -que se escuchaban desde una especie de sala de estar, ubicada en la entrada del templo-  todos debieron quitarse los zapatos antes de ingresar en señal de respeto.


El incienso, además del sonido suave, pero incesante de las campanillas que indican que estarás en el Garbhagudi o matriz del templo; no sin antes, ejecutar la costumbre hinduista del tilaka (punto en el entrecejo de color rojo que se fabrica con polvo o pasta de sándalo, ceniza, cúrcuma, azafrán, arcilla, carbón y otras sustancias), que es usado por ambos sexos y generalmente se aplica por motivos religiosos o espirituales, o para honrar a un personaje o acontecimiento.


Los feligreses o graamavaasee, vestían atuendos típicos. En el caso de las mujeres, unos vestidos coloridos y elegantes llamados sari;  prendas típicas elaboradas en algodón o seda. Los hombres, a su vez, lucíantrajes sencillos, a excepción de los purohit o líderes religiosos, quienes vestían de blanco completamente… Estos últimos eran los encargados de  los  mantras, pronunciados en voz alta con un ritmo constante que permitía una relajación inevitable.


En medio de este torbellino de sonidos y aromas, nunca antes percibidos por la mayoría de los miembros de la delegación chilena, el chirriar de los grumos de mantequilla quemados lentamente por el dhaarmik neta,  lograban llamar la atención de los seleccionados que intentaban no perfilar asombro ni curiosidad alguna para no incomodar a los anfitriones del templo hindú.


Sin embargo, era inevitable no deslumbrarse con cada una de las descripciones que hacía S. Rajagopal, fundador del Templo Balaji de Portland, en la zona donde estaban las numerosas figuras que representaban los dioses más importantes de India. En seguida


En medio de una fragante mezcla de aromas frutales, pétalos de rosa, caléndula y alcanfor, el sacerdote realizó una pequeña pausa cerca del altar principal  -mientras separaba en pequeñas porciones de frutos secos- propuso hacer una hilera para poner en las manos de cada uno de los visitantes de la Roja un puñado de almendras para desear buena ventura al equipo en tierras indias.


POR WALESKA FUCHSLOCHER
DESDE PORTLAND, OREGON, ESTADOS UNIDOS